Ciencia y moda ¿una unión posible?

Ciencia y moda ¿una unión posible?

Compartir:

La unión entre la moda y el trabajo científico parecía algo muy lejano, pero cada año con las nuevas propuestas del mercado, vemos que esta brecha se hace cada vez más corta y la innovación se abre paso.

El trabajo desde la producción, diseño y mercadeo de la moda, está enfocándose a la transformación del mundo y de los parámetros que se han establecido con el paso de los años.

Telas y tejidos

Gran parte de los desarrollos de ciencia en la moda, van enfocados al trabajo de las telas. Vemos a diario innovación en los materiales que se usan en las tintas para estampados y fibras, además de procesos de producción que son más amigables con el planeta.

Estos puntos se han empezado a trabajar con gran apuro, ya que, según las cifras de los últimos años, la industria de la moda es una de las mayores contaminantes del planeta. Esto sumado al gran ritmo de consumo que tenemos los seres humanos, solo genera números tienden a aumentar en grandes proporciones cada año.

Por eso el desarrollo de nuevas formas de trabajar, se busca a diario tanto en procesos como en materiales.


Nuevas tecnologías

Es allí cuando las nuevas tecnologías se abren camino, pues fomentan estos avances y permiten la aparición de infinidad de piezas, creadas desde un computador o un laboratorio y que se pueden convertir en verdaderas obras de arte.

Y es que la creación a partir de materiales experimentales se ha popularizado hasta tal punto, que importantes diseñadores han llevado a las pasarelas prendas elaboradas con materias reciclados, o incluso formados a partir de materiales cultivados en laboratorios, llevando la ciencia directamente a los armarios de los más osados.


Crear Conciencia

Toda esta innovación lleva a que gran parte de todos los movimientos actuales, estén enfocados a la preservación del medio ambiente, cuidado de especies en peligro y fortalecimiento de del cuidado del planeta, que tanto se ha visto afectado con los avances industriales del último siglo.

Vemos ejemplos claros en proyectos como la reducción del uso de plástico y otros materiales altamente contaminantes, abriendo paso al desarrollo de nuevas materias primas biodegradables o amigables con el ambiente, no solo en las prendas sino en los empaques, lo que genera un ciclo de trabajo que hace una gran diferencia y que tiene un mensaje claro para todos los consumidores.

Permitir que la moda siga siendo un medio de expresión, viene con una cantidad de retos que la ciencia parece estar ayudando a resolver, con la creación y difusión de nuevas formas de trabajar, el proceso creativo llega a otro nivel y puede llegar a tener el poder de ayudar.

El futuro que vemos para todos estos cambios es muy positivo, pues tanto los gobiernos como las industrias, están comprendiendo que la inversión en propuestas que aporten a algo más que consumo, son las formulas ganadoras para generar progreso con un ciclo viable y sostenible.